HOSPITAL PEDIATRICO Pedro Bórras Astorga  
         
   
         

El Hospital Infantil Pedro Bórras Astorga, construido en la Habana en el año 1933, fue el primer hospital pediátrico de Cuba. Cuenta com todas las especialidadesmédico-quirúrgicas infantiles y dispone de quinientas camas. De él han salido los mejores médicos, pediatras y cirurjanos de Cuba – el actual ministro de Sanidad, Carlos Dotres, fue Director del Hospital.

 

Pero, debido a la falta de mantenimiento causada por las dificultades económicas que traviesa la isla, el centro há dejado de realizae ingresos hospitalarios desde hace cinco años, aunque siguen funcionando de manera precaria las policlínicas – e su situación de deterioro es preocupante, haciendose urgente su reconstrucción.

Por es el motivo por el que Juan González Utrilla, jefe del Servivio de Cirurgia Pediátrica del Hospital Infantil de la Paz, en Madrid, decidió poner en marcha la Fundación Pedro Borrás Astorga a finales de 1994, cuando asistió en la Habana al XIV Congreso Panamericano de Cirurgia. “Alli tuve el conocimiento de la situación del hospital por el doctor Eugenio Selman, médico personal de Fidel Castro y jefe de Cirurgia del Hospital Calixto Garcia, que junto al Hospital Fajardo y al Pedro Borrás constituyen un núcleo universitario”.

En total, la fundación ha previsto que la reconstrucción arquitectónica del hospital puede suponer un gasto de 700 millones de pesetas, mientras que equiparlo médica y sanitariamente costaria 600 millones.

Durante el tiempo que lleva funcionando, la fundación há enviado al Hospital Pedro Borrás medicamentos por un valor superior a 300 millones de pesetas, gracias a la donación de varios laboratorios y a la ONG

     

Farmacêuticos sin Fronteras. También as há hecho llegar diverso material sanitario y utillaje procedente del Hospital Infantil de la Paz, donado por causar baja o or ser repuesto.

Outro de los aspectos necesarios para la completa puesta en funcionamiento del Hospital Pedro Borrás – considerado monumento nacional – es la reforma y preparación de sus instalaciones para adecuarlas al nível médico-sanitario necesario para el ejercício de su función hospitalaria y docente.

Para ello es necesaria la total reconstrucción del centro – nos hemos puesto en contacto con Arquitectos sin Fronteras – teniendo en cuenta aspectos tan elementales como la electricidad, la fontaneria y la albañileria. Además, el hospital necesita ser equipado con material médico y sanitario de todo tipo, desde incubadoras, vacunas, mascarillas de oxigeno, optotipos infantiles, aparatos de rayos X, endoscopios y todo tipo de medicamentos.

     
    ^arriba